13/11/16

Delfín mular en la Ría de Escalante

Delfín mular, Tursiops truncatus, Common bottlenose dolphin, Grand douphin, ejemplar adulto observado en las marismas de Santoña en el Termino Municipal de Escalante, Cantabria, desde la carretera CA241 en compañía de Toño Lastra y personal de Biodiversidad del Gob de Cantabria, mostraba un compartamiento extraño consistente en aguantar la posición nadando con normalidad de cara a la marea ascendente y alternativamente dejandose flotar de costado unos segundos de forma anómala, para despues recuperar la verticalidad,  ha realizado dos vueltas con una trayectoria similar para volver al mismo lugar repitiendo ese comportamiento, dando la sensación de no estar en buenas condiiones de salud. 
Se ha realizado la toma de fotografía del detalle de la aleta dorsal con objeto de facilitar su fotoidentificación en las bases de datos de las organizaciones de cetólogos,



31/10/16

Rorcual aliblanco en la Bahía de Castro


Rorcual aliblanco, Balaenoptera acutorostrata, Common minke whale, Baleine de Minke. Castro-Urdiales, 31/10/2016
Parece que el rorcual aliblanco es el cetáceo del mes, la de hoy 31/10 es mi cuarta observación personal de la especie en lo que va de mes, dos veces desde el cabo de Ajo el 1 y 2 de octubre, otra más embarcado en aguas abiertas de Ajo y hay varias más en aguas costeras cantábricas próximas de Getaria, Ondarroa y asturianas. 
Hoy último lunes del Octubre y después de varios días con niebla en la costa, justo cuando el sol empezaba a abrirse camino entre los bancos ha sonado el teléfono, Manu Gorosito me avisaba de la presencia de un rorcual en el interior de la bahía de Castro, nadando entre las embarcaciones deportivas que allí amarran…
Rápidamente y cámara en mano, en poco tiempo  me ubicaba en el arranque del rompeolas con las turbulencias producidas por el rorcual a la vista, muy cerca de mi posición, a la siguiente, ha emergido bajo mis pies, entre exclamaciones de los turistas que como yo observaban la tremenda belleza de este animal a poco más  de 20 metros de distancia y con vista cenital que dejaba a la vista las blancas ventanas de sus aletas pectorales y que acertadamente dan el nombre a la especie, inolvidable la imagen y el sonido de su exhalación que quedarán ahí retenidas en la memoria en asociación con el hermoso e incomparable marco que me vio nacer.
Después he podido tomar algunas imágenes de la ballena que en esos momentos y tras dar varias vueltas por el interior de la bahía ha decidido salir nadando rumbo norte dejando atrás la tranquilidad de las aguas castreñas. 
Nota: En el flanco izquierdo, de la primera imagen, se observa un buen corte entre las aletas pectoralesy la aleta dorsal que podría utilizarse para su fotoidentificación. ahí queda.



4/10/16

Rorcuales aliblancos en Cabo Ajo, Cantabria

Rorcual aliblanco, Balaenoptera acutorostrata, Cabo de Ajo, Cantabria. 2/10/2016 Es frecuente que cuando alguien te ve con el telescopio en la costa te pregunte si ves ballenas, a las respuestas afirmativas hay veces que recibes muestras de incredulidad, incluso de porfía, para los incrédulos, aquí tenéis uno de los varios ejemplares que disfrutamos el pasado domingo en Cabo Ajo y que pude fotografiar.

29/9/16

O Chasula, Diario de a bordo 11/9/2016

Paiños europeos y de Wilson (2º por la izda)



8:00 am, desde antes de salir el sol ya se dibuja la niebla en las luces de las farolas de la ciudad  de O Grove, nos anuncia una jornada que se presenta con poco o nada de brisa marina, como estaba anunciado.
En los muelles del puerto pesquero, el Chasula, todavía amarrado al pantalán, aguarda con los motores recién arrancados. Tras los saludos y presentaciones de rigor, patrón y marinero inician la maniobra de suelta de amarras, seguido dejamos atrás el puerto groveiro abriendo las aguas de la ría, rumbo al océano Atlántico.
El Chasula es un barco marinero de cerco, de madera, adaptado para a la salida del público a la mar, construido en 1959, Isidro Mariño lo mantiene  en perfecto estado de conservación, con la madera a la vista que junto con el sigilo de los motores le otorgan cierto grado de confortabilidad. Es una pura representación viva de la cultura marinera gallega, a los que nos gusta el patrimonio marino nos aviva la  admiración.
La mar y la atmósfera están en calma y así seguirán el resto de la jornada, el barco avanza suavemente rumbo oeste, al rebasar Sálbora, algo más de una hora después de la partida, comenzamos a sentir la suave influencia de las olas atlánticas, el periodo largo y la altura de poco más de un metro mecen el barco en un suave vaiven al compas de nuestra marcha. El viento sigue en calma y el sol tomando altura no es capaz de disipar la niebla que no deja ver más allá de 50 metros. 
Paiño europeo

Poco a poco se iban dejando ver las primeras aves marinas,  gaviotas patiamarillas  y sombrías siguiendo la estela,  algunos alcatraces atlánticos se acercan al rumor del barco con cierta altura dejándose adivinar entre  la niebla, fugaces vuelos de paíño europeo se adivinan entre la bruma  aprovechando con gran maestría el empuje de los senos de los trenes de olas. Una solitaria Gaviota de Sabine sobrevoló fugazmente el barco. Pardelas baleares y pardelas cenicientas se van  dejando ver por goteo, las condiciones atmosféricas no dan para más.
Avanzamos hacia el  primer punto de ceba, donde la tripulación tiene previsto arrojar restos de pescado y  un preparado con  grasa de pescado para atraer a las aves por su olfato, tímidamente comienzan a llegar los primeros procelariformes al aroma del preparado, a los pocos minutos ya se congregan una  docena de paíños europeos y entre ellos, un Wilson, especie difícil de ver, más que nada por sus hábitos, originario del hemisferio sur, durante  el verano los podemos ver aquí, justo  antes de su regreso a sus colonias de cría Antárticas del hemisferio Sur y en esta temporada, precisamente en muy baja cantidad.
Paiño europeo y Gaviota sombría

Paiño europeo

Paiño europeo

Mientras pasa el tiempo la tripulación dispone un almuerzo a base de mejillones de la ría recién cocinados y un vino Ribeiro, hay que reponer fuerzas… y que mejor manera.
La jornada va avanzando y la bruma se resiste a despegarse de la mar, con rumbo norte  a 12 millas de la línea de costa buscamos el segundo punto de ceba, poco a poco la niebla va resumiéndose y  dejando ver el horizonte marino, simultáneamente empezamos a ver los primeros págalos grandes, que se acercan a hostigar al grupo de gaviotas sombrías y patiamarillas que escoltan al Chasula en espera de su oportunidad.
La  calma facilita la observación de cualquier movimiento sobre  la lámina de agua, se dejan ver varios ejemplares de pez luna y un confiado pez espada.
Poco a poco el horizonte se despeja y el sol comienza a calentar, asistimos al avistamiento de una balsa de paíños que supera el medio centenar de ejemplares, descansan tranquilamente posados, no es fácil ver estas asociaciones y menos en el número de esta, más tarde veríamos otro grupo, de unos veinte ejemplares.
Al mediodía una sabrosa empanada de bacalao y otro vaso de vino nos reúnen a todos en la popa del barco en animada conversación y compartiendo experiencias de esta maravillosa afición. 
A  las 15:00, seguimos navegando plácidamente cuando venos una balsa de pardelas que llama nuestra atención, hábilmente el patrón Isidro Mariño se dirige a su costado dejando el sol a nuestra espalda para  las fotografías. Una decena de pardelas cenicientas y unas pocas pardelas baleares componen el grupo que permanece al través del barco durante unos silenciosos minutos que enaltecen el avistamiento.
Balsas de pardelas cenicientas y pardelas baleares


Pardelas cenicientas y pardela balear (2º por la izda)

Va llegando el momento de regresar, dejamos la isla de Sálvora a estribor, enfilando el paso por Sagres, que nos regala los imponentes paisajes de  los pelouros graníticos lavados una y otra vez por las espumas marinas,  que sirven de umbral a la entrada en la ría y  de posadero a la importante población de cormoranes moñudos de la Ría de Arousa. El número de especies vistas va creciendo según nos a cercamos a tierra: Gavión atlántico, Ostrero euroasiático, Cormoranes grande  o Vuelvepiedras se encuentran alimentándose cerca de las rompientes.
De  regreso al puerto de O Grove, el paso entre las bateas nos da la oportunidad de ver las últimas especies de aves que utilizan estos espacios:  Garza real, Correlimos común o  gaviotas cabecinegra posados en las bateas aprovechando su tranquilidad para descansar.
Sobre las 18:00 atracamos en el pantalán, es momento de la despedida,  choque de manos y abrazos, es probable que no volvamos a vernos en meses y tenemos un largo camino de vuelta a casa, todos con caras de satisfacción como colofón a una buena jornada de mar.
Pardelas cenicientas y pardela balear en el centro

Chasula amarrado al rompeolas de Castro en junio de 2015
Colaboración con el diario  Faro de Vigo

1/9/16

Pardela tipo mediterránea, Puffinus Yelkouan, en el Golfo de Bizkaia


En el ejercicio de la  observación de aves marinas, de vez en cuando, hay ejemplares que te hacen “saltar del asiento” nos encontramos ante uno de ellos. Pardela "tipo" mediterranea, Puffinus yelkouan, Yelkouan shearwater, Puffin yelkouan.
La observación se realizó en el mar Cantábrico, en aguas abiertas de Getaría, concretamente en el punto 43⁰25´13´´N  2⁰13´8´´W, el pasado 21/8/16 sobre las 9:20 am, a algo más de 7 millas náuticas de Getaría y todavía sobre la plataforma  continental. Saliamos ese día en Asier Aldalur, Gabi Martín, Zuban Zumeta y Oier al timón de la embarcación.
Un frente flojo cruzaba el Cantábrico de madrugada y sobre el cielo se dibujaban las nubes de la estela postfrontal. El viento soplaba flojo de noroeste y un chubasco en el horizonte bajaba  la presión atmosférica y por momentos el viento bajaba, llegando a hacernos  dudar, afortunadamente el horizonte despejado nos hizo cambiar de opinión.
Por comentar, se trata, en mi opinión, de una pardela mediterránea, Puffinus yelkouan, originaria del mar Mediterráneo y cuyas colonias más cercanas se encuentran en los islotes e islas más meridionales del archipiélago de las Baleares y se exteinden hacia el Mediterráneo central y oriental.
Según la literatura científica es un especie de ave que no abandona el mediterráneo y que tras su reproducción se desplaza hacia el este llegando a alcanzar las aguas del mar Negro. Es decir, que según los conocimientos técnicos su presencia en el Golfo de Bizkaia no es probable.





28/8/16

El ave más escasa de Europa utiliza las marismas del Asón




Carricerín cejudo, Acrocephalus paludicola,  Acuatic  warbler,  Phragmite aquatique. Sabemos que es el ave más amenazada de Europa, a causa, principalmente, de la destrucción del hábitat: transformación en terrenos agrícolas, desecación o urbanización de las zonas periféricas de lagunas y humedales que constituyen sus lugares de invernada y espacios de repostaje utilizados en la migración.
También sabemos que es la especie de ave más escasa de Eurasia y que en España es posible verlo durante los periodos de migración, principalmente el postnupcial.

Durante la migración es un ave muy discreta que por lo general evita  mostrarse y es por eso que pasa desapercibida, tiene tendencia a seleccionar terrenos húmedos con vegetación acuática de porte bajo o del tipo carrizo, eneas o junqueras, es precisamente en esos lugares donde, en fechas adecuadas,  podemos verlo.

La información, de las áreas de repostaje en España, es muy escasa y de ahí la importancia del reporte de sus observaciones. En las lagunas de La Nava, Palencia, donde se lleva un seguimiento específico de la especie, se ha determinado el periodo Agosto-Septiembre como el momento principal de paso de la especie,y más escaso en abril durante la migración prenupcial.

La importancia de la conservación de la calidad de los humedales costeros cantábricos es fundamental para la especie ya que son espacios que vienen utilizando secularmente antes y después de atravesar el mar Cantábrico, fundamentales para su refugio y alimentación, su degradación supone con toda seguridad la extinción de la especie.

Durante esta semana he tenido la suerte de detectar dos ejemplares diferentes de esta especie en el municipio de Cicero, Cantabria y no es casualidad, desde hace tiempo venía conversando con Iván Sarabia sobre la idoneidad de algunos parajes en las Marismas del Asón. Las fechas propicias y la existencia de un hábitat adecuado y bien conservado son ideales para su observación. Añadiendo a esto que la insistencia y el afán por lograr una buena serie fotográfica han propiciado la toma de las fotos que acompañan a esta entrada.